El Telescopio Espacial James Webb, en órbita desde mediados de año para escudriñar los confines del Universo y la atmósfera de planetas distantes, entregó imágenes excepcionales a lo largo de 2022, solo un esbozo de lo que podría venir en un futuro no muy lejano.

Los resultados del Webb, situado a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, superan con creces los del veterano telescopio Hubble, que sigue en funcionamiento pero sin la precisión de las lentes de su joven competidor.

Gracias a su exitoso lanzamiento, Webb debería estar en funcionamiento durante al menos 20 años, en lugar de los 10 previstos inicialmente.

“Se está comportando mucho mejor de lo que esperábamos”, dijo a la AFP Massimo Stiavelli, jefe de misión del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, que pilota la nave espacial de 6,5 toneladas.

“Los instrumentos son más eficientes, las lentes más precisas y estables”, explica. Esa estabilidad es clave para lograr imágenes nítidas.

Las imágenes provenientes de Webb son inicialmente invisibles para el ojo humano, porque opera esencialmente en el espectro infrarrojo, a diferencia del Hubble.

Pero gracias al espectacular colorido de esas fotografías ha conseguido encandilar a los aficionados.

Con esta frecuencia de ondas infrarrojas, el James Webb puede detectar los más tenues rastros de luz del Universo, es decir, el amanecer de su nacimiento sin verse afectado por nebulosas estelares, o analizar con un espectrógrafo la atmósfera de exoplanetas (planetas fuera del Sistema Solar).

El lanzamiento del James Webb a bordo de un cohete Ariane 5, a finales de 2021, coronó una odisea iniciada por la NASA hace más de 30 años.

Después de varios fracasos, una inversión de 10.000 millones de dólares y la contribución de 10.000 personas, el telescopio quedó perfectamente colocado en su órbita en pleno verano, en particular con el despliegue de un parasol del tamaño de una cancha de tenis.

Su espejo principal, de 6,5 metros de diámetro, consta de 18 pétalos que fueron abiertos y calibrados gradualmente hasta alcanzar una precisión inigualable, con un margen de error de apenas una millonésima de metro.

Webb envió cinco imágenes el 12 de julio de 2022 que resaltaban sus capacidades: miles de galaxias, algunas formadas poco después del Big Bang, hace 13.800 millones de años.

Meses después pudo fotografiar a Júpiter con gran detalle, lo que ayudará a comprender el funcionamiento interno de este gigantesco planeta gaseoso.

Otras imágenes coloreadas que causaron asombro fueron los “Pilares de la Creación”, enormes estructuras de gas y polvo llenas de estrellas, en tonos azulados, rojos y grises.

Estas imágenes y datos invitan a los científicos a “revisar sus modelos de formación estelar”, explica la NASA.

Solo cinco meses después de que entró en funcionamiento, el telescopio les dio a los astrónomos un vistazo de una galaxia que se formó solo 350 millones de años después del Big Bang.

Estas formaciones de galaxias son mucho más brillantes de lo que se pensaba anteriormente y pueden haberse formado mucho antes de lo que se pensaba.

“Tenemos un ‘exceso’ de galaxias en el Universo distante en comparación con los modelos teóricos”, dijo a la AFP David Elbaz, director científico del Departamento de Astrofísica del Comisariado de Energía Atómica y Energías Alternativas (CEA) de Francia.

Donde Hubble vio solo “galaxias de forma irregular”, la precisión de James Webb “las convierte en magníficas espirales galácticas” de forma similar a la nuestra.

Una especie de “patrón universal” que podría ayudar a desentrañar la formación de estrellas.

En cuanto a los exoplanetas, se logró la primera confirmación de la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera de Wasp 39-b, en cuyas nubes podrían ocurrir fenómenos fotoquímicos.

Según Massimo Stiavelli, estas primeras observaciones presagian “grandes sorpresas” en un futuro no muy lejano.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.