Terminamos 2022 con serias preocupaciones. El conflicto bélico volvió a Europa, Putin amenaza con guerra nuclear, se agudizan las tensiones en el Estrecho de Taiwán y en el Mar Meridional de China. La retirada de Estados Unidos de Afganistán marca la erosión de la hegemonía de Washington. Recientemente, China e India volvieron a tener disputas fronterizas.

El viejo orden se está derrumbando y aún no se vislumbra una nueva estructura en un mundo multipolar. Hay polos fuertes a nivel global —China y Estados Unidos—, pero la redistribución del poder es más compleja, ya que genera nuevas configuraciones regionales como la Unión Europea, Japón, Turquía, Irán y Arabia Saudita.

En América Latina, la aparición de una nueva izquierda preocupa a los conservadores, pero revela la ausencia de objetivos claros por parte de los reformistas que no predican la revolución anticapitalista, aunque buscan caminos que asustan a los poderes establecidos.

En Centroamérica, las tendencias autoritarias se consolidan en El Salvador y Guatemala, mientras la dictadura se apodera de Nicaragua. Panamá ha vivido protestas históricas y Costa Rica vive una crisis del sistema de representación, por el surgimiento de un personalismo con dificultades para gobernar.

¿Cambio de era o colapso de la vieja era? No, estamos ante un punto de inflexión histórico. La humanidad vive en dolores de parto, de esa transición puede nacer lo nuevo, pero también mutaciones, como decía Antonio Gramsci: “El viejo mundo muere, el nuevo tarda en aparecer y en ese claroscuro emergen monstruos”.

Ojalá no sea así.

Columna de Urcuyo |  ¿Nuevo orden mundial?

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.