Lima, 30 dic (Prensa Latina) El nuevo alcalde del municipio peruano de La Molina, Diego Uceda, rechazó hoy el fallo judicial inapelable que ordenó esta semana el derribo de un muro construido para impedir el paso de un barrio pobre a uno rico .

“Mi mano no temblará para defender mi distrito. Me he reunido con mi comité legal y tenemos muchas soluciones legales”, dijo Bazán, recién electo alcalde del próspero municipio que levantó el cerco que recorre la cima de un cerro a lo largo de 4,5 kilómetros, conocido como el “muro de la vergüenza”. ”, en el límite con el modesto municipio de Villa María del Triunfo.

Uceda, como la mayoría de los alcaldes de los barrios acomodados de la ciudad, fue elegido por el partido de extrema derecha Renovación Popular, en las elecciones celebradas en noviembre pasado, en las que su líder, Rafael López-Aliaga, ganó por un estrecho margen la alcaldía de Lima con una feroz campaña anticomunista.

Diego Uceda.

El alcalde de La Molina, como todos los demás, asumirá el cargo el 2 de enero y anunció que defenderá el muro, repudiado por racista y discriminatorio, así como por atentar contra la libre circulación entre un lado y otro de la infame valla.

Uceda afirmó que puede revertir el fallo argumentando que el muro no segrega ni discrimina porque fue construido para evitar que su lado del cerro sea invadido por traficantes de tierra, pues se refiere al problema de las ocupaciones de terrenos públicos por parte de los habitantes pobres de alojamiento.

Afirmó que el municipio construyó el muro para proteger su lado del cerro que está reservado para establecer allí un parque ecológico, aunque no explica por qué no se ha instalado el parque.

Lo que no tiene en cuenta el alcalde es que la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que ordenó el derribo del muro, coronado por una alambrada de púas, es firme, inapelable y no puede ser anulada ni siquiera por el propio TC.

La sentencia fue el resultado de un habeas corpus interpuesto por un vecino de Villa María del Triunfo que tuvo que esperar cuatro años para que la Corte Constitucional dictaminara que “no solo es un atentado a la libertad de circulación, sino, sobre todo, es un muro discriminatorio porque divide dos clases sociales y eso es inadmisible” en una sociedad moderna, según el juez del TC Gustavo Gutiérrez Ticse.

El muro, levantado entre el exclusivo barrio Las Praderas, en La Molina, y el asentamiento humano (barrio marginal) de La Florida, en Villa María del Triunfo, fue construido entre 2011 y 2013 y luego invocó la necesidad de brindar seguridad a Las Praderas.

Leer la nota Completa

By El Pais Costa Rica

El diario digital elpais.cr es un sitio web y medio informativo costarricense, editorialmente independiente el cual ofrece una versión alternativa de la realidad que vive Costa Rica y el mundo. Encuentra la verdad.