El comercio exterior de China se desplomó en noviembre a niveles no vistos desde principios de 2020 bajo el efecto de la política de cero Covid y la lenta demanda.

La multiplicación de brotes epidémicos en el país el mes pasado, alcanzando cifras de contagios sin precedentes en el gigante asiático, provocó confinamientos que interrumpieron la producción industrial y las cadenas logísticas.

En este contexto, las exportaciones de China cayeron un 8,7% interanual hasta los 296.000 millones de dólares (283.000 millones de euros), según cifras publicadas por la agencia de aduanas.

Es el mayor descenso desde febrero de 2020, cuando las fábricas y los puertos chinos prácticamente se paralizaron debido al estallido de la pandemia.

Este desplome de las exportaciones es aún más significativo dado que en el periodo octubre-noviembre son tradicionalmente elevados debido a los envíos de mercancías antes de las fiestas navideñas.

Ante su ola de contagios más importante desde el inicio de la pandemia en noviembre, aunque con números ínfimos en comparación con su población, China ha mantenido su estricta política sanitaria.

Esta estrategia consiste en pruebas PCR casi diarias a la población, cuarentenas obligatorias para las personas que dieron positivo o cierres de distritos o ciudades enteras.

Numerosas fábricas tuvieron que cerrar y algunos empleados, confinados, no pudieron ir a trabajar.

Además, la amenaza de recesión en Estados Unidos y Europa, combinada con el aumento de los precios de la energía, contribuyó a debilitar la demanda internacional de productos chinos.

Las importaciones cayeron un 10,6% interanual hasta los 226.000 millones de dólares (216.000 millones de euros), en la mayor caída desde mayo de 2020.

El superávit comercial del gigante asiático con el resto del mundo en noviembre se situó en 69.840 millones de dólares (66.720 millones de euros), un nivel globalmente inferior a las cifras habituales.

“La desaceleración de la demanda interna e internacional, los impactos relacionados con el covid y una base de comparación al alza llevaron a este golpe real, que se esperaba”, dijo a Bloomberg News Bruce Pang, analista del gabinete estadounidense Jones Lang LaSalle.

Esta retirada del comercio exterior perjudica a un pilar de la economía china en los últimos dos años.

Exportaciones récord permitieron contrarrestar una demanda interna lastrada por la crisis del sector inmobiliario, la multiplicación de confinamientos y restricciones de viaje que afectaron al consumo.

Estas cifras son relativas al mediano plazo porque en los últimos días China ha comenzado a relajar su política de covid cero, con una flexibilización general de las restricciones anunciada el miércoles.

Tras las multitudinarias manifestaciones de finales de noviembre por el hartazgo de la población con la estrategia anti-covid, varias ciudades anunciaron el fin de las pruebas PCR masivas obligatorias o el envío de contagiados a centros de cuarentena.

“Pero la movilidad aún no se ha reactivado a nivel nacional”, dice el analista económico Zhiwei Zhang, presidente de la firma china Pinpoint Asset Management.

Los movimientos entre provincias siguen siendo complicados.

“Las exportaciones seguirán siendo bajas en los próximos meses, ya que la reapertura de China será laboriosa. Y dado que la demanda mundial se debilitará en 2023, China tendrá que depender más de la demanda interna”, dice Zhang.

El gobierno fijó un objetivo de crecimiento de alrededor del 5,5% para este año después del 8,1% en 2021. Pero muchos economistas consideran que este objetivo es poco realista.

“El progresivo desmantelamiento del covid cero y el refuerzo del apoyo al sector inmobiliario terminarán provocando una reactivación de la demanda interna”, estiman Julian Evans-Pritchard y Zichun Huang, de la empresa Capital Economics.

“Pero probablemente esto no llegue antes del segundo trimestre del próximo año”, apuntan.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.