Estimada Beatriz:

(MIÉRCOLES 28 DE DICIEMBRE DE 2022-EL DIARIO). Estimado amigo, permítame invitarlo a uno de los encuentros más interesantes que se refieren a la historia de Esteban y Gloria. Les puedo adelantar que he preparado el espacio como a mí me gusta, porque la ocasión lo amerita; así es que en mi refugio que bien sabes, tengo vino tinto, con sus respectivos aperitivos, además de las velas y el difusor con aceite de pino.

Voy a hablar de Esteban, a quien mi buena e infiel amiga Gloria tanto quería y tal vez aún extraña, y por supuesto de Gloria, que era experta en excusas y patrañas para dar vida a esta relación.

Gloria cumplía 25 años y como regalo su hermano y su esposa la invitaron a pasar una semana de vacaciones en la playa. Lo pensó mucho porque su bebé tenía solo seis meses y nunca la había llevado a un clima cálido, y su compañero ausente la visitaba sin previo aviso, para recordarle que le pertenecía y para imponerle órdenes y preguntarle. para explicaciones de cualquier asunto tratado. sucedió. Tenía miedo de sus reacciones violentas, pero aun así tomó la decisión correcta.

Era el 6 de junio de 1981, Gloria esperaba en la puerta del apartamento con su hija en brazos, un bolso y una maleta. Esteban detuvo el auto, se bajó y lo ayudó con la carga y a tomar el lugar asignado; él la miró detenidamente por el espejo retrovisor, después de las presentaciones de su hermano.

No hubiera imaginado que este hombre se convertiría en su mejor amante durante cuarenta años. Ella tampoco hubiera creído que un caballero tan serio con aspecto de profesor universitario se transformaría horas después en un galán divertido, atrevido, tierno y un poco irrespetuoso con las ganas de conquistar.

Sí amiga, él la deseaba tanto que, con solo su mirada, ella se olvidó por completo de los malos momentos y se sintió otra vez una hermosa y sensual adolescente.

El viaje duró ocho horas con breves descansos para tomar café o mirar los colibríes y los quetzales, y en cada una de ellas Esteban aprovechó para acercarse furtivamente y rozarse la espalda con las manos o con los pies debajo de la mesa, tocarse la cabeza y acariciando sus piernas hasta donde el espacio lo permitía

Al llegar al hotel, cada uno ocupó la habitación asignada, su hermano y su cuñada, una pareja joven que se ocupaba de disfrutar y vivir al máximo su vida de amantes, Esteban, el mejor amigo de su hermano, los acompañaba con la idea de tener un poco de salud mental y liberar el estrés laboral, y Gloria, la invitada especial, tendría la oportunidad de olvidarse de su día a día y compartir en paz y armonía con su bebé; sin embargo, algunos eventos cambiaron de rumbo; Eso sí, en secreto y evitando que su hermano se enterara de lo que pasaba en su habitación.

Así pasaban los días entre paseos a la playa, tomar el sol, cuidar al bebé y las reuniones familiares, lo que permitió a mi amigo enterarse de los compromisos de Esteban con su esposa y sus tres hijos, situación que se negoció en pareja para mantener las reuniones clandestinas secretas, porque ninguno de los dos pretendía renunciar a sus respectivas parejas.

Y así fue, querido amigo, como Esteban y Gloria trazaron un plan para encontrarse una vez al mes, en un punto específico y trasladarse a un escondite, que hicieron suyo, y al que llamaronla arboleda; lugar tranquilo y hermoso, donde solo se escuchaba el canto del viento y el dulce canto de los pájaros, sin posibilidad de ser sorprendido.

BAJO TIERRA

Esteban siguió trabajando como maestro. A Gloria le fascinaba que se desenvolviera en ese ambiente, conociendo nuevos alumnos que lo buscaban para clases particulares sin interferir en su tiempo para seguir amándola como siempre, sin excusas ni ataduras, con ternura, respeto y ganas.

Sí, amiga, le mostró tanto amor que a su lado borró los malos momentos que tuvo con el padre de su hija. La idolatró y como experto adulador la convirtió en la bella, admirada y joven mujer capaz de recibir y dar amor. Se amaban y se divertían repitiendo siempre las mismas rutinas a la luz de la luna, mirando las estrellas o riéndose mientras se divertían bajo la lluvia. Sus conversaciones consistían en hablar de temas de cultura, teatro, conciertos, cine y lecturas de libros que cada uno hacía por separado, programando previamente un tema a tratar en el próximo encuentro.

Evitaban hablar de la familia, con quienes se sentían comprometidos a compartir en algunas ocasiones en fiestas y otras actividades, pero como buenos amantes; también eran excelentes para simular lo que existía entre ellos con gran facilidad.

Esteban había adaptado su camioneta de tal manera que fuera capaz de llevarlos al Grove en verano o invierno, incluyendo una cama pequeña que se usaba solo cuando la lluvia impedía salir.

Su arboleda ocupaba un lugar en lo alto de ese cerro, misterioso y protegido por las sombras de las muchas especies de árboles y vegetación. En el camino, cuando se sentían seguros de estar completamente solos, se detenían a admirar la frondosidad de la montaña, reflexionando sobre ese lugar secreto preparado para el amor y los encuentros clandestinos que les daban bienestar y felicidad, y en esos momentos se pensaron con nostalgia del tiempo pasado y luego se preguntaron ¿Por qué no quedarse aquí para siempre? Esteban repitió:No importa, hoy es el día, esto es nuestro, mañana veremos; Dios dirá

¡OHHH! , mi querida amiga, pasaron los años y solo quedan recuerdos de lo bueno: un día Esteban le confesó a Gloria que siempre había esperado el momento de instalarse en un lugar remoto y su deseo era que ella lo acompañara, sin importar lo que pasara. vino y este fue el último día que estuvieron juntos. Ella, a sus 65 años, no pudo revelar su secreto amoroso y él, acercándose a los 75, se sintió impotente para seguir con esa relación oculta. “Estoy dispuesto a desafiar al mundo a cambio de permanecer juntos”, dijo.

Hoy, rodeada de edificios, desde su balcón una mujer sigue leyendo, ve películas, nadie la escucha… Suspira y repite: “Ella, que fue mi gran amor, se fue, está en su choza de campo, escuchando el canto de los pájaros y el ruido del agua del río al chocar contra las piedras. Sus ojos miran al cielo, sus pasos son lentos, aún me espera… ¿Es este el momento de volver?

El te ama Carmen.



Leer la nota Completa

By El Jorna Costa Rica

El Jornal, es un periódico de Costa Rica fundado en febrero de 2003, ahora en su versión digital web, presenta diversos tipos de información en materia de lo más relevante que acontece en Costa Rica y el Mundo.