Llevar ramas de Santa Lucía en la cartera es el aguijón que más practican los costarricenses al inicio de un año.

Así lo indica la Encuesta de Actualidad, un estudio de la Facultad de Estadística de la Universidad de Costa Rica que cada año da a conocer el sentir y las prácticas de los costarricenses sobre diversos temas de la actualidad nacional.

En Costa Rica, en diciembre, enero o febrero, algunos campos altos se visten de violeta con miles de flores de Santa Lucía.

Estas plantas solo florecen en esas fechas y para los ticos significan abundancia.

“Esta flor te corto en enero –o febrero– para que con ella el Señor te repare, paz, amor y dinero para todo el año”es lo que acompaña la entrega de los ramos que cada persona suele obsequiar a sus seres queridos.

Santa Lucía, aunque solo florece una vez al año, nunca pierde su color cuando se seca, es de hoja perenne, y ofrece el mensaje de estar siempre feliz, a pesar de cualquier circunstancia según la información brindada por la UCR.

No existe un estudio científico que avale su efectividad, pero es una de las creencias más fuertes de los costarricenses a inicios de año.

La creencia es una tradición desde hace muchos años, se inició cuando los abuelos comenzaron a regalar flores desde Santa Lucía a sus seres queridos que debían colocar en sus carteras para tener prosperidad económica en el nuevo año.

Además, cuenta la historia que realizaron una fiesta para celebrar la fecha.

Aparte de comidas y bebidas, organizaron el baile de Santa Lucía en el que solo participaron niños, de los cuales eligieron a uno y le vendaron los ojos, con el que se suponía que tenía contacto con la santa, a quien se invoca desde hace siglos para contrarrestar problemas de visión. .

Curiosamente, la sabiduría popular afirma que hervir Santa Lucía ayuda a combatir problemas oculares, como la conjuntivitis.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.