Ricardo Machaca estaba con un grupo de seis turistas en un recorrido por el río Chánguina, en el territorio indígena de Rey Curré (en la zona sur). Su objetivo era llevar al grupo a un lugar llamado Las Pailas, donde hay diferentes cascadas.

Sin embargo, la marcha se detuvo cuando Machaca vio algo que de inmediato llamó su atención. La parte superior de una piedra era visible en el agua. No parecía ninguna piedra. Era muy similar a las esferas precolombinas que había estudiado en la escuela desde niño. Se acercó y lo comprobó.

“Llevo cuatro años consecutivos haciendo viajes a Las Pailas. Eso era nuevo. La hubiera visto antes. soy muy observadora Se la podía ver un poco porque el río se ha bajado, pero de todos modos yo la hubiera visto antes”, dijo Machaca. La Nación.

“Soy indígena. Lo primero que se me pasó por la cabeza sobre ella fue rescatarla del agua. Eso tiene un valor para uno, eso es algo sagrado”, agregó.

Junto con los otros tres hombres que estaban en el grupo, la empujaron a una parte del cauce del río donde no había contacto con el agua y allí la dejaron.

Descubrimiento de una esfera precolombina en el río Chánguina

Esta versión contrasta con la historia de los aldeanos. Rossy Arroyo, residente del pueblo de Las Vegas, justo en la orilla del río, dijo La Nación que los aldeanos han estado escuchando historias durante décadas. Cuentan estas historias que en las paredes del río Chánguina se podían ver formas y extremos de esferas. No sería la única esfera, habría varias de distintos tamaños.

“Hay gente que viene y se toma fotos y no se empapa de las historias que ya contaron sobre las esferas en el río”, dijo Arroyo.

Entonces Machaca llamó a su amigo Mario Leiva, quien es líder comunitario y tiene contacto con el Museo Nacional. Leiva se tomó fotografías y las subió a sus redes sociales. De esta manera, el Museo Nacional de Costa Rica (MNCR) tuvo conocimiento de la existencia de dicha esfera, quien llegó al día siguiente, cuando el río ya había vuelto a crecer.

“Le pedí a Mario que la rescatara y que estuviera en un lugar seguro para la comunidad”, narró Machaca.

Las publicaciones de Leiva alertan a Ifigenia Quintanilla, directora del MNCR y quien durante años ha investigado esferas precolombinas en Costa Rica y ha publicado numerosos estudios sobre ellas.

“Mario me manda fotos y se las manda al arqueólogo Francisco Corrales. Queríamos aprovechar que es verano e ir a ver qué pasaba allí. Es muy interesante que él estuviera ahí”, narró Quintanilla.

Sin embargo, en ese momento, Quintanilla no sabía que la piedra había sido trasladada del sitio original donde se encontró.

Las investigaciones previas de Quintanilla habían documentado esferas que se encuentran en lechos de ríos o en lechos de arroyos.

“Hablamos sobre lo que era interesante e importante y si era del mismo contexto que una antigua práctica indígena de colocar esferas en las camas. Había que verlo en detalle”, resaltó.

¡Copiado!

Sin embargo, las buenas intenciones de Machaca hacen peligrar gran parte del accionar del Museo. Todos los objetos arqueológicos deben permanecer en el sitio del descubrimiento sin ser retirados para poder estudiarlos en su contexto original y, si las aguas lo ponen en riesgo, tomar decisiones.

Sin embargo, los lugareños llamaron a más gente para sacarlo del cauce del río.

“Después fueron varios y lo enrollaron más, para más seguridad porque el río está subiendo mucho. Mi preocupación era que siguiera la corriente y que la esfera cayera al río Térraba y con eso la perdiéramos”, subrayó.

Esta no es la única versión, según Arroyo.

“También otra versión que dice que lo quitaron porque ya había versiones de que hay gente de otra comunidad indígena para llevarlo a otro lado de la comunidad indígena. Muy lejos de aquí”, dijo Arroyo.

Arroyo y otros vecinos se propusieron custodiarla mientras llegaba el Museo. Su propósito es que la esfera quede con la gente.

“Ayer una chica me escribió a mi Facebook y me dijo que habían movido la esfera. No imaginamos que estaba en peligro. Esa esfera no debe ser removida del sitio”, dijo Quintanilla.

Esto llevó al MNCR a acelerar su visita a la zona. Este lunes acudirán al lugar dos arqueólogos. No será un viaje corto. El río Chánguina desemboca en el río Grande de Térraba y pasa por una comunidad llamada Las Vegas, donde actualmente se custodia la esfera para que los arqueólogos puedan estudiarla.

Para llegar al punto donde encontraron el objeto arqueológico, deben ir en bote desde el río Grande de Térraba o llegar por tierra y “dar la vuelta” por Las Vegas.

Una vez en el lugar deberán hacer los estudios del origen de la esfera (que será más difícil por estar fuera del sitio del hallazgo) y tomar la decisión de dónde colocarla.

No es un proceso sencillo, el hecho de haber retirado el objeto lo complica todo.

“Cómo quitaron la esfera se convierte en un tema judicial. Hay que poner la denuncia, porque la trasladaron sin consultar al Museo. Eso es daño al patrimonio”, resaltó el jerarca.

copiado!

Los estudios sobre el origen de esta obra precolombina serán difíciles ya que no se encuentra en el sitio, pero Quintanilla tiene sus hipótesis que deben ser estudiadas, confirmadas o descartadas y buscar otras posibles explicaciones.

1- La esfera siempre estuvo ahí y los naturales lo pusieron allí o en un lugar cercano. “Tenemos otros sitios, en Mamey de Chánguina, en Bolas; Para Chontales tenemos esferas cerca de cauces de ríos o arroyos, pensamos que esto es un contexto. En algún momento de mi investigación en algunos lugares que he visto, se colocaron allí unas esferas como una forma de protegerlos”, dijo el arqueólogo.

“Hay esferas que están en esas camas, no necesariamente porque las hicieron allí, sino porque las dejaron ahí”, agregó.

2- Las inundaciones arrastraron la esfera de otro lugar El río Chánguina es uno de los que más crece en época de lluvias. Sin embargo, Quintanilla dice que no hay otras señales de que el río haya arrastrado otras rocas o grandes bloques de sedimentos.

3- Que una el deslizamiento de una montaña o pendiente hizo que la esfera cayera. Esta es otra posibilidad por la cual debes ir al sitio a investigar.

Futuras investigaciones determinarán si existen otras explicaciones para el origen del lugar.

“Independientemente del origen, el hecho de que haya estado en el río ya es parte de la historia de esa esfera”, enfatizó el arqueólogo.

¡Copiado!

¿Cuál será el hogar de la esfera? Quintanilla lamenta que no pueda ser el río. Si el río era una amenaza, esta era la decisión del Museo para ver si era así más tarde.

Ahora, con la esfera eliminada, se deben tomar decisiones.

“Lo que está claro es que no la vamos a traer a San José ni la vamos a llevar a un lugar lejano, tenemos que buscar un lugar seguro en la comunidad”, enfatizó Quintanilla.

Como es un territorio indígena y también está la comunidad de Las Vegas, hay que ponerse de acuerdo con el pueblo para saber cuál es el mejor lugar para respetar la voluntad del pueblo y tener el lugar que se merece.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.