Hemos aprendido que la estructura de nuestro planeta se reduce al núcleo, el manto y la corteza, pero la complejidad se apodera de cada capa terrestre y hay muchos secretos que aún no comprendemos. Anteriormente, ya había sospechas de que pudiera existir agua en las profundidades de la astenosfera, aunque se pensaba que no presentaba un estado líquido. Sin embargo, investigaciones recientes acaban de descubrir la posibilidad de un sexto océano en las profundidades de la Tierra, tan vasto que sería una de las mayores fuentes de agua del planeta.

El ciclo del agua también incluye las profundidades

El ciclo del agua es uno de los más conocidos que se enseña en las escuelas como parte funcional esencial del planeta, pero contradictoriamente no se sabe mucho sobre él en regiones que van más allá de la corteza terrestre. El pozo de agua más profundo tiene aproximadamente 12 kilómetros de profundidad, lo que no es suficiente para investigar si existe un ciclo del agua por debajo de este límite.

Es por eso que los investigadores han invertido grandes esfuerzos para conocer más al respecto y sorprendentemente, una investigación demostró que es posible que no solo exista un ciclo del agua en el manto terrestre, sino que sería tan impresionante que viviendo debajo en las profundidades un sexto océano.



Existen diversas investigaciones al respecto, incluso hay algunas que aseguran que antes de tener masas continentales, nuestro planeta estaba cubierto en su totalidad por agua. Pero luego la corteza absorbió parte de ella, dando forma a la configuración que conocemos hoy. Aunque dicha hipótesis implicaría que tal cantidad de agua debió ir a alguna parte; creen que escapó a las capas internas de la Tierra.

Un sexto océano en las entrañas del planeta

En busca de evidencias que aportaran más datos al respecto, un equipo de investigadores de la Universidad Goethe se dio a la tarea de analizar un rarísimo diamante que se formó a una profundidad de 660 metros en el país de Botswana.

El diamante se obtuvo en una región donde la ringwoodita es el mineral predominante y mediante espectrometría FTIR se concluyó que tiene un “alto contenido de agua”. También se pudo determinar que la composición química de la piedra es “casi exactamente igual a la de prácticamente todos los fragmentos de roca del manto encontrados en basaltos en cualquier parte del mundo”.

Estos datos indican que el ciclo del agua también incluye partes muy profundas del planeta. La clave de todo está en la región de origen del diamante, la transición entre la corteza inferior de la tierra y el manto superior, que tiene entre unos 410 y 660 kilómetros de superficie.

Aquí la mayor parte de la composición la dan minerales como el olivino, el peridoto, la wadsleyita y la ringwoodita, que se caracterizan por su gran capacidad de almacenamiento de agua. Los investigadores han estimado que, en teoría, la roca de la zona de transición “podría absorber seis veces la cantidad de agua en nuestros océanos”. Por ello, se ha hablado de la existencia de un sexto océano que se encuentra en las profundidades de la Tierra, tal y como dijo Julio Verne en su ‘Viaje al Centro de la Tierra’.




Leer la nota Completa

By NCR Noticias

NCR es un sitio web y diario de Costa Rica que destacan las noticias nacionales y regionales, pero también puedes encontrar noticias de todo el mundo, de forma verás, objetiva e imparcial.