El Ministro de Salud suspendió las clases durante toda la segunda semana de octubre en los centros educativos de todo el país. El “receso lluvioso” se impuso debido al pico de infecciones respiratorias que había saturado el Hospital Nacional de Niños (HNN). La ministra no descarta que se vuelva a aplicar la suspensión de clases en caso de nuevas saturaciones.

Esto es arbitrario y muestra la incompetencia del Poder Ejecutivo. ¿Entonces cada vez que se sature la HNN habrá una suspensión de clases? ¿Habrá cierres de negocios si los otros hospitales están saturados?

La saturación de la HNN no es una noticia reciente, sino algo que ha sido típico durante estos meses del año y que viene ocurriendo desde hace años, si no décadas.

Cuando el negocio se satura en el sector privado, la respuesta normal es invertir para ampliar las instalaciones o construir otras nuevas. Cuando los hospitales estatales están saturados, la respuesta es suspensión de clases o restricciones sanitarias. ¡Es urgente invertir en la ampliación de hospitales y en la construcción de nuevos! El presupuesto de la CCSS es de aproximadamente el 10% del PBI, por lo que no hay excusa para no invertir en nuevos centros médicos.

No es posible que se suspendan las clases por saturación en los hospitales mientras, por ejemplo, el nuevo hospital de Puntarenas lleva más de 10 años en construcción. Situación similar vive el nuevo hospital de Cartago, etc.

Es un acto de corrupción asumir un cargo público para el cual no se está capacitado. Los responsables del sector salud deben saber que los hospitales estatales, no solo el HNN, están saturados desde hace muchos años. Prueba de ello son las largas listas de espera, no solo para someterse a una cirugía urgente que lleva años, sino para cosas tan sencillas como una prueba de laboratorio que puede llevar meses.

El problema de nuestro sistema de salud es que está diseñado y administrado por funcionarios que trabajan para el gobierno. El problema del sistema de salud es que no está sujeto a competencia porque goza de privilegios en el mercado como las cotizaciones obligatorias. La CCSS debe volver a su concepción original de 1941 donde se limitaba a ser una operadora de seguros de salud para personas de escasos recursos y donde no manejaba un solo hospital, clínica o ebais. Pero este es otro tema que abordaré en otro artículo.

Si el Ministro de Salud, el Presidente de la CCSS y el Presidente de la República no quieren o no pueden tomar las medidas necesarias para brindar una oferta hospitalaria y centros médicos para atender a todos los pacientes como nos merecemos, entonces que renuncien.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.