Ciudad del Vaticano. El Papa pidió que se mejoren las homilías, que dice que a menudo son un “desastre”, y especificó que no deberían durar más de ocho o diez minutos.

“Se prepara en oración, se prepara con espíritu apostólico. Por favor, las homilías, que son un desastre en general”, aseguró el Pontífice al recibir a los participantes del curso para animadores diocesanos de celebraciones litúrgicas en el Vaticano.

En su discurso a los participantes en el curso “Vivir en plenitud la acción litúrgica” del Pontificio Instituto San Anselmo para animadores diocesanos de las celebraciones litúrgicas, Francisco se hizo eco del documento de trabajo del Sínodo sobre la Sinodalidad, que tendrá su reunión final en el Vaticano en 2024, según el cual “la calidad de las homilías se considera casi unánimemente un problema”.

Para el Pontífice, la liturgia “es el arte primero de la Iglesia, el que la constituye y la caracteriza”. Por ello, instó a cuidar las celebraciones con “preparación y compromiso”, así como con “profundo conocimiento y profundo sentido pastoral”.

El Papa subrayó que la Iglesia, a su juicio, no acaba de comprender: “La homilía no es una conferencia, es un sacramental”, dijo.

Así, instó a ayudar a las “comunidades a vivir la liturgia” ya “dejarse moldear por ella”.

El Papa también recibió este sábado a la comunidad del Pontificio Colegio Urbano de Propaganda Fidei, con motivo del 400 aniversario de su fundación.

Esta institución, que tiene 400 años, fue fundada por el Papa Urbano VIII para la formación del clero destinado a los territorios de misión. “Fue una intuición importante, que hoy conserva su vigencia”, dijo el Papa, quien instó a los nuevos sacerdotes a acoger e interpretar “creativamente” la realidad, dejándose interpelar por las múltiples necesidades y cuestiones del tiempo presente.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.