La nueva Junta Directiva del Colegio de Periodistas y Profesionales en Ciencias de la Comunicación Colectiva (Colper) debutó con un llamado a combatir la desinformación, sea cual sea su origen, pero en especial la promovida desde la Administración Pública. La carta pública invita al gobierno a adoptar una posición “firme y clara” frente a las declaraciones de Alberto Vargas Zúñiga, creador del troll Piero Calandrelli, responsable de feroces ataques contra periodistas y diputados críticos con la labor oficial.

Posiblemente, la reacción del Poder Ejecutivo tarde en esperar, pero la de los trolls y sus seguidores no tardará. El Colegio será víctima del fenómeno cuya proliferación llama a combatir. Casi de inmediato, en las propias páginas digitales de la institución, aparecieron comentarios indicando la conveniencia de dedicarse a “velar por los medios periodísticos… que tanto se valen de falacias y puntos que parecen ciertos pero al final resultan ser otra cosa”. .”

Con esta afirmación, sin pruebas ni indicaciones concretas, se pretende restar peso al llamado del Colegio e insiste en desacreditar a la prensa. Los medios periodísticos serios no utilizan falacias, si cometemos un error lo admitimos y cotejamos la información con nuestras firmas. Trabajamos directamente y sin escudarnos en terceros, especialmente si son un mero producto de la imaginación.

Pero hay quien prefiere creerle a Piero Calandrelli y no a Alberto Vargas, arrepentido de los ataques lanzados contra informantes de varios medios, a quien pide disculpas. Quieren ser engañados y Piero cumplió. Por eso les resulta imposible aceptar las declaraciones de Alberto y con cómico cinismo las cuestionan por venir de un troll. Pero el troll le creyó.

Ahora, los ex partidarios de Calandrelli ni siquiera pueden acreditar los recibos de los depósitos hechos por los funcionarios en las cuentas de Alberto Vargas. Tampoco a las capturas de pantalla de mensajes intercambiados con funcionarios del gobierno. Disfrutaron tanto de ser engañados que ahora no admitirán la prueba del engaño.

Por eso, el Colegio debería, a su juicio, tratar con los medios y no con el detallito revelado por Alberto Vargas. Si un funcionario paga e instruye al gerente de un personaje ficticio para atacar a periodistas de diferentes medios de comunicación con el fin de silenciarlos o reducir la veracidad de su información y poner cortinas de humo contra los errores del gobierno, Colper no debe perder el tiempo exigiendo explicaciones.

El problema es la prensa. Piero Calandrelli lo dijo y otros trolls lo repiten. Luego, reciben la confirmación de personas como ellos, porque el trabajo del troll es crear una corriente de opinión capaz de arrastrar a otros y agregarlos al coro. Engañados, se convencen mutuamente de su astucia. No se dejan engañar y cuestionan los motivos de todos excepto de aquellos que pagan trolls para engañarlos.

La prensa es el problema, pero no pueden citar un solo caso de corrupción, despilfarro o ineptitud que no hayan escuchado de la prensa, ni siquiera indirectamente, reproduciendo noticias en las redes sociales. Sin embargo, no les da el intelecto para preguntarse por qué ahora, después del largo y distinguido papel del periodismo en la denuncia de la corrupción, tratan de silenciarla. Repiten sin reflexionar los ataques contra los medios de comunicación.

No es de extrañar que al pie de esta editorial la pregunta “¿cuándo devuelven el dinero de las pensiones?” o algo así. La respuesta no es para los periodistas de La Nación, pero la administración dice, mil veces, que lo hará cuando venzan los bonos, como es normal y viene haciendo con cada vencimiento. A simple vista, la empresa tiene activos que valen mucho más que la inversión del Fondo, pero eso no le importa a Piero Calandrelli. Tampoco le inquietan las confesiones de Álvaro Ramos sobre la motivación política de las “dudas”. Así funciona la desinformación.

La tarea emprendida por Colper es ineludible. La desinformación está entre las principales amenazas contra la democracia, ya sea en nuestro país, en Estados Unidos o en todos los rincones del planeta donde los operadores políticos descubrieron la utilidad de Pieros Calandrelli y la disposición de tantas personas a creerles mientras lo hagan. No se convierta en Alberto Vargas.

Piero Calandrelli describe una red de trolls atribuida al Gobierno

Trol dice que recibió dinero de un funcionario para hablar bien del presidente

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.