El power metal sinfónico tiene la capacidad de evocar dragones que escupen fuego, caballeros que sacan sus espadas para atacar o una doncella que baila alrededor de una fogata en medio de un valle de duendes.

La mezcla de influencias del folclore medieval con historias fantásticas y la agresividad de guitarras distorsionadas está en su mejor momento en el grupo italiano Rhapsody. En su más reciente visita a nuestro país, el grupo actuó bajo la encarnación de Turilli/Lione Rhapsody, ofreciendo material de los primeros cuatro discos del grupo, es decir, el repertorio clásico.

En cierto modo, estas son las canciones que la mayoría de los fans atesoran con más cariño, ya que definieron una propuesta perfectamente lograda, cargada de elementos orquestales, épicos y a la vez pesados.

En esta gira se reencontraron las dos caras más conocidas de la famosa formación Rhapsody (Luca Turilli y Fabio Lione), reforzadas por el guitarrista francés Dominique Leurquin y el bajista Patrice Guers, prácticamente la misma formación con la que nos visitaron en 2017. no fue posible decir el nombre del baterista que reemplaza a Alex Holzwarth en la gira latinoamericana).

El conjunto se adhiere en su totalidad a lo que se escucha en los discos de la saga titulados la espada esmeralda, una historia épica que abarcó los primeros cuatro lanzamientos de la banda.

Quizás esta fidelidad a las versiones grabadas se deba a la ausencia del teclista Alex Staropoli. Se le echa de menos, porque, en cambio, todos los sonidos orquestales medievales, desde flautas hasta cuartetos de cuerda, se escuchan en secuencias y no en directo, desde un teclado. Así como las historias de la banda son mágicas, en este caso también hay que recurrir a la imaginación para que no te moleste que lo sinfónico venga de algún lugar de “fantasía”.

Dejando de lado las ausencias, durante el concierto el cuarteto repasó temas que fueron coreados con intensidad, no sólo en las partes vocales, sino incluso en algunos de los solos que interpretó con gallardía el guitarrista Luca Turilli. Para el público, intentar replicar las melodías que surgían de la voz de Fabio Lione era más un deseo que una realidad. El italiano tiene una potencia sobresaliente, con un rango vocal que le permite extender notas altas tan bien colocadas que no hubiera habido un alma presente que hubiera logrado alcanzarlo. Quizás su mejor momento fue al interpretar Sinfonía de Tierras Encantadas, oportunidad perfecta para demostrar su talento y poder.

La dinámica entre las dos guitarras es magnífica. En las composiciones de los italianos, las armonizaciones de alta velocidad se entremezclan con frecuencia con melodías más ceremoniosas, con el sonido de un clavicémbalo o una mandolina, aportando ese equilibrio entre la época medieval fantástica y la crudeza del metal.

Si bien es cierto que Alex Staropoli es quien sigue siendo el dueño de la Rhapsody original (llamada Rhapsody of Fire desde 2006), es esta otra alineación que vimos en Costa Rica la que uno realmente querría ver. La energía desplegada sobre el escenario, la fidelidad de la voz y la presencia de los más reconocidos integrantes se ofrece como un espectáculo sustancioso, sólido y, por supuesto, legendario.

¡Copiado!

Artista: Turilli/Lione Rhapsody.

Organización: Producciones Línea Negra.

Fecha: 24 de enero.

Lugar: Club Pepper´s.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.