Bolivia quiere entrar en la era de la industrialización de su litio. La empresa estatal Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB) y el consorcio chino Catl Brunp y Cmoc (CBC) firmaron días atrás un acuerdo para instalar dos plantas de baterías de litio en salares del país andino, con una inversión de $1.083 millones.

El máximo ejecutivo de YLB, Carlos Ramos, y el representante de CBC, Qinghua Zhou, firmaron el convenio, en un acto público al que asistió el presidente boliviano, el izquierdista Luis Arce.

Arce anunció que “para el primer trimestre de 2025, Bolivia ya debería estar exportando baterías de litio, con materia prima nacional”.

A su juicio, “no hay tiempo que perder, el país no puede esperar más, no puede experimentar más, tenemos que avanzar a paso seguro para industrializar gradualmente este recurso natural tan valioso”.

A su vez, el Viceministerio de Comunicación informó por separado que las dos plantas estarán ubicadas en los salares andinos de Coipasa y Pastos Grandes, donde se utilizará la tecnología de extracción directa de litio, conocida por sus siglas EDL.

No se explicó en detalle en qué consiste este procedimiento.

El Salar de Coipasa está ubicado en el departamento de Oruro (en el oriente del país) en un área de 2.200 kilómetros cuadrados. El de Pastos Grandes tiene 150 km2 en el departamento de Potosí (sureste).

Ramos, presidente de YLB, informó a principios de enero que finalizaron los trabajos de exploración de las reservas de litio en Coipasa y Pastos Grandes y que ahora queda la fase de cuantificación.

Sin embargo, consideró que se espera que las reservas bolivianas se dupliquen. Bolivia certificó sus reservas en 21 millones de toneladas en el Salar de Uyuni, el salar más grande del mundo, en Potosí.

Además, el país sudamericano figura como primera reserva mundial.

El litio es un compuesto clave para las baterías de los vehículos eléctricos, pero también para otros dispositivos como ordenadores o teléfonos móviles.

La producción de este material debe escalar 20 veces para satisfacer la demanda en 2050, impulsada principalmente por la industria de los vehículos eléctricos y el almacenamiento de energía, según un informe reciente de Benchmark Mineral Intelligence, firma especializada en brindar información sobre el litio.

Según datos del privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Bolivia exportó un total de 1.019 toneladas de litio en 2021, por casi $10 millones: 44% a Rusia, 40% a China y 16% a Estados Unidos.

Sin embargo, según el IBCE, sus ventas están lejos de las de Chile ($883 millones), China ($99 millones), Holanda ($54 millones) y Corea del Sur ($46 millones).

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.