La tienda de telas Almacén La Ópera inauguró una nueva tienda en la Avenida 10 de San José.

La historia de esta icónica marca, que lleva 84 años en el país, se remonta a 1938, cuando León Rubinstein y su esposa, Lola, llegaron a Costa Rica con el objetivo de huir de la guerra en Polonia, e iniciaron su negocio Almacén. La Ópera. , en Calle 4, Avenida 3 y 5 en San José.

La empresa comenzó con la venta de telas, y luego se convirtió en una fábrica de pijamas y camisas.

Hoy en día, esta empresa se dedica a la importación y venta de telas y accesorios para la confección de prendas de vestir.

Entre sus objetivos está apoyar al emprendedor nacional brindándole materia prima.

“Nos emociona tener esta nueva apertura de tienda y poder seguir atendiendo a nuestros clientes de muchos años de manera integral y profesional, en un espacio más amplio que, además, tendrá la oportunidad de ofrecer a modistas y sastres que son pymes, nuestras instalaciones. para que sirvan de la mejor manera a sus clientes y puedan trabajar en los diseños que tienen en camino.Este mercado fue golpeado fuertemente por la pandemia y muchos tuvieron que cerrar sus talleres, es por eso que aquí en La Ópera podrán encontrar este servicio para ser aliados de sus negocios”, dijo Gil Porat Rubinstein, presidente de la empresa.

Para La Ópera, la clave para mantenerse vigente tras más de ocho décadas de existencia es lograr un equilibrio entre el pasado y las nuevas tendencias, así como consolidar los conocimientos adquiridos en la industria y dar respuesta a las nuevas necesidades de pymes y diseñadores. nacionales

“En estas décadas siempre hemos caminado de la mano de la tecnología, bajo la clara visión de ofrecer materias primas de primera calidad y soluciones para su mejor aplicación. Contamos con estampación de telas personalizadas para diseños especiales bajo estándares ecológicos e innovadores (…). Como servicio simbólico para los diseñadores visitantes que utilizan nuestros servicios, ofrecemos la máquina fusora textil, capaz de unir piezas de tela cortadas y hot melt, para acabados de alta gama”, agrega Porat.

¡Copiado!

El negocio textil se ha resentido en los últimos años por la feroz competencia que existe con la llegada de nuevas tiendas y marcas a precios bajos que facilitan la compra de prendas, en lugar de pagar por su confección.

Otro actor en este segmento es La Gloria, tienda que desde 2004 paró la venta de telas impulsada por la reducción del sector de la confección; de esta manera la tienda se despojó de una parte de su historia. Sin embargo, los ajustes en su cartera no dejaron de lado los uniformes escolares que también alimentaron el músculo de la empresa que desde sus orígenes ha sido catalogada como una tienda por departamentos.

“A principios del 2000 (inicio del nuevo siglo) vivimos una situación financiera complicada dentro de la empresa y nos pilló en un momento en que la situación mundial no era tan caótica y gracias a Dios pudimos salir adelante; Hicimos un convenio preventivo de acreedores en ese momento”, dijo. FE Juan Carlos Crespo, gerente de La Gloria, en una entrevista realizada en julio de este año.

La Gloria no es la única tienda por departamentos centenaria que dejó de ofrecer uno de sus productos distinguidos; Yamuni, de 121 años, se sumó a la eliminación de su sección de telas. Bajo este tipo de tienda hay casos que mantienen la oferta de telas dentro de su catálogo como Paga Menos, pero el departamento representa menos de la mitad del área comercial.

Leer la nota Completa

By Nacion

San Carlos Digital, es un Diario y sitio web de CR dedicado a compartir noticias nacionales de San Carlos en ese país, y también todo lo concerniente a entretenimiento y economía.